La Palabra nos enseña que la mejor alabanza que existe es la que sale de la boca de los que están aprendiendo a hablar. Por ello, desde pequeños, enseñamos a los niños acerca de Jesús. Cada domingo hay gente capacitada para cuidar a tu bebé (0- 3 años) en un área especial mientras tú escuchas la predicación en el Auditorio. También puedes entrar tú para hacerlo personalmente y ver la predicación en una pantalla.